CCTV Seguridad
Blog

¿Dónde puedo instalar cámaras de seguridad según la LOPD?

Almas Team

Las cámaras de videovigilancia pueden ser garantes de nuestra seguridad, pero deben respetar las leyes de protección de datos y derecho a la intimidad.

Las cámaras de videovigilancia están en todas partes, en espacios privados y públicos. Y cada día están presentes en más lugares. Hay voces que están alarmadas por la presencia de tantos sistemas de CCTV. Con la  publicación de la Ley de protección de datos se han tratado todo tipo de sensibilidades y apreciaciones sobre la privacidad. Ahora somos más conscientes que nunca de cómo se registran y utilizan los datos personales. Pero, ¿dónde  se puede instalar una cámara de CCTV y dónde no?

CCTV y GDPR

La vigilancia mediante sistemas de CCTV siempre es un tema polémico argumentando que se entronca la privacidad frente a la seguridad. La ley GDPR ha delimitado y controlado todavía más estos dos espacios, para que ninguna persona puede verse afectada en el ejercicio de sus derechos. Las cámaras de CCTV son importantes para la seguridad y la protección de bienes y personas, pero deben instalarse y manejarse de manera consecuente y respetuosa por parte de aquellos que tiene su gestión. Por ejemplo, nunca se deberían instalar sistemas de CCTV que permitan visualizar imágenes de áreas sensibles como baños, dormitorios, etc.

Las imágenes captadas por los sistemas de CCTV donde se reconozcan a las personas se consideran “datos personales” según la regulación de la ley GDPR y, por lo tanto, requieren que la persona responsable del sistema actúe de manera responsable. Todos los espacios que cuenten con una instalación de CCTV tienen que anunciar de manera visible que su negocio, oficina, etc cuenta con un sistema de cámaras de seguridad.

Si instalas cámaras alrededor del perímetro de una nave o negocio para detectar intrusiones, así como las cámaras de dentro de un edificio encargadas de controlar los movimientos de los empleados, deben estar debidamente registradas

 

Sistemas de videovigilancia y privacidad

Si bien puede parecer obvio que la instalación de cámaras de CCTV en espacios privados tales como probadores de tiendas o vestuarios de gimnasios, baños y dormitorios puede constituir una violación de la privacidad, no ha impedido que hayan personas con poca consideración o mal asesorados lo hagan.

Sin embargo, existen situaciones en las que se podría justificar la instalación de cámaras de seguridad en puntos de acceso público que pueden entenderse como áreas sensibles. Un buen ejemplo son las residencias de la tercera edad o de cuidado de personas. Siempre previo consentimiento de las personas que son residentes, las cámaras de seguridad en centros de este tipo suelen transmitir tranquilidad tanto a familiares como a los gerentes, ya que se pueden visualizar las imágenes en tiempo real tanto desde un pc con conexión a internet, como desde una tablet o teléfono móvil.

La monitorización de los diferentes espacios en este tipo de negocio puede resultar muy rentable, por ejemplo, evitan desplazamientos innecesarios para comprobar in situ si todo está correcto y transmiten la intranquilidad de saber qué está sucediendo.

Imagen calidad HD y a todo color.

Las imágenes de las cámaras de seguridad puede ser accesibles a través de Internet mediante contraseña cifrada, siempre que el cliente así lo considere oportuno. Por otro lado, los vídeos pueden ser almacenados para su posterior revisión en un disco duro insertado dentro de los videograbadores (DVR o NVR). No es necesario conectar ningún ordenador a las cámaras de seguridad, con el cableado específico las conexiones se reducen al mínimo, consiguiendo una instalación y un mantenimiento más sencillo y económico.Todo el sistema de videovigilancia puede estar conectado a un Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) que proporciona a las cámaras que sigan emitiendo o grabando video aunque haya un corte de electricidad o sabotaje en la instalación eléctrica.

GDPR y la Ley de protección de datos requieren una responsabilidad en el uso de cámaras de CCTV. Por lo tanto, si estás pensando en instalar una solución de videovigilancia en su negocio, vale la pena recordar las tres P: privacidad, practicidad y responsabilidad. Tener esto en cuenta te ayudará a decidir si la instalación y ubicación de tus cámaras de CCTV es la apropiada.

Compartir