fichaje con biometría
Blog

¡Adiós a la contraseña tradicional, dejen paso a la biometría!

Almas Team

La huella dactilar, el uso de la voz o el reconocimiento facial son los rasgos biométricos más utilizados en  cuestiones de seguridad.

Ahora están por todas partes: en las puertas de salidas y llegadas de los aeropuertos, en las entradas de grandes edificios, en nuestros smartphones a través de las búsquedas por voz o a primera hora de la mañana cuando preguntamos a nuestro asistentes de voz: “¿Qué tiempo va hacer hoy?”. Los sistemas biométricos han evolucionado hasta estar presentes en nuestras acciones más rutinarias y han llegaron para quedarse.

 

Los principales bancos ya empiezan a estudiar el uso de sistemas biométricos como medio de identificación y de pago. También grandes corporaciones como Visa o Mastercard están explorando propuestas para sustituir el uso del PIN en las tarjetas por sensores de huella dactilares.

 

Gracias a las nuevas tecnologías biométricas, los hábitos de los ciudadanos han cambiando. Las ventajas de su uso están ganando terreno a las dudas y miedos que puedan surgir respecto a la privacidad y el uso posterior de datos 

 

En unas declaraciones al medio digital de La Vanguardia, Eduardo Irastorza, profesor de EAE Business School, apuntaba que: “Se van a empezar a usar sistemas biométricos, como la huella dactilar, la voz o el reconocimiento facial, que son soluciones que ofrecen un alto rango de seguridad al ser difíciles de falsificar”.

 

Uno de los usos más extendidos es el utilizar nuestra huella dactilar para desbloquear o activar funciones de los smartphones, pero ¿Este sistema es el mismo que el utilizado por los bancos o las empresas que utilizan soluciones biométricas para gestionar la jornada laboral de sus empleados?  En su gran mayoría los móviles utilizan sistemas de escaneo de huellas y sí son considerados biométricos, pues hacen uso de características físicas únicas en cada una de las personas, como en este caso son las huellas dactilares. Sin embargo, hay que matizar el sistema utilizado por cada uno de ellos, donde la diferencia está en el grado de seguridad.

 

La huella dactilar, el sistema más utilizado.

Existe una gran diferencia entre es escaneo de la huella y su encriptación. Esta última establece un patrón a través de minucias o bifurcaciones (puntos donde cada línea que forma la huella empieza o termina) que se almacenan en una base de datos junto a un perfil de usuario. Al contrario que en el escaneo, este sistema no permite la reconstrucción de una huella dactilar, evitando el robo de identidad o datos personales.

 

Desde el pasado 12 de mayo todas las empresas, sin excepción, están obligadas a llevar un registro de la jornada laboral. Esta obligación de registrar las horas trabajadas de sus empleados ha llevado a un aumento de las ventas de las conocidas como máquinas de fichar. Soluciones que en muchas ocasiones permiten el llevar un control veraz y eficaz gracias al uso de la biometría y el fichaje por huella dactilar. Como por ejemplo, la solución B+MANAGER de Almas Industries, que permite llevar un control del horario facilitando el trabajo a los departamento de recursos humanos, así como ganar tiempo y dinero gracias a la optimización de sus recursos.

 

¿Necesitas más información sobre sistemas biométricos?

Nuestro equipo se pondrá en contacto para valorar sus necesidades y ofrecerle la mejor solución.

Compartir