transtac cargo
Blog

CCTV en fábricas: seguridad y control

Almas Team

Según un estudio realizado por Orange en 2018, de los ejecutivos españoles encuestados, un 43,3% destacaron la inversión en tecnología para los procesos de logística y experiencia de usuario como los más ventajosos.

El sector industrial está siempre sujeto a mejorar sus instalaciones y adoptar las últimas tecnologías para ser competitivo. Optimizar los costes de producción y mejorar los sistemas de fabricación son los aspectos a los que más recursos se han destinan en los últimos años.

 

Para ello podemos contar con muchas herramientas vinculadas a la digitalización y automatización de procesos. Muchas empresas han apostado por la integración de sistemas de videovigilancia. Las soluciones de CCTV en la industria van mucho más allá de la seguridad, son las solución idónea para hacer frente a incidentes inesperados, robos, supervisión de procesos, etc.

 

Podemos explicar múltiples ejemplos de cómo las cámaras de seguridad han ayudado a los grandes almacenes a mejorar su funcionamiento. Aquellos de grandes dimensiones que tienen sistemas automatizados para apilar, recoger y ordenar las mercancías, pueden presentar problemas si un bulto no ha sido colocado justo en el espacio correspondiente, creando un bloqueo del mecanismo. Gracias a las cámaras de videovigilancia, es posible detectar estos errores desde un puesto de monitoreo y enviar a la persona más adecuada a solventar el problema. 

 

Cuando se presenta esta casuística, las cámaras de videovigilancia que más prestaciones dan al usuario son las ‘cámaras PTZ’ de gran resolución y calidad de imagen. La peculiaridad de estos modelos es la capacidad de poner moverse en horizontal y vertical, además de hacer zoom real para mejorar el ángulo de visión, desde un mando de control con un joystick o bien desde su software de gestión.

 

 La opción de poder tener a un “vigilante” de manera permanente sobre las instalaciones supone algunas ventajas:

 

  1. Se gana en rentabilidad y se mejoran todos los procesos al detectar los problemas rápidamente.
  2. Descenso de los costes fijos y variables al no depender del personal de plantilla.
  3. Aumento de la seguridad en los trabajadores en los centros de trabajo al no estar expuestos a situaciones de peligro.

 

Además, en fábricas donde existen diferentes áreas sensibles (zonas de procesado de comestibles, expuestas a gases o sustancias tóxicas, etc), donde el personal no puede acceder fácilmente o incluso resulta peligroso entrar, es realmente difícil encontrar la manera de controlar los procesos, de nuevo un sistema de CCTV da una respuesta. La persona encargada podrá visualizar las imágenes que las cámaras registran en cualquier momento y desde cualquier lugar, gracias a su visualización en remoto vía APP o Webserver, incluso rescatar momentos anteriores si se están registrando las imágenes en un videograbador. De este modo los procesos están bajo control y si ocurriera algún incidente o alteración en ellos, podríamos contar con imágenes como prueba irrefutable.

 

Acceder desde fuera de las instalaciones de la fábrica a las imágenes que están captando las cámaras de seguridad, es posible gracias a los sistemas de videovigilancia IP, que a través de una dirección IP transmiten las imágenes sin necesidad de encontrarse en el lugar de trabajo, solo es necesario una conexión a Internet y un ordenador o smartphone.

 

Sistemas de videovigilancia perimetral en fábricas

 

Tanto en los polígonos industriales, como en fábricas o edificios, estamos acostumbrados a ver a personal de seguridad haciendo las rondas de reconocimiento para controlar que todo transcurre sin altercados. En este aspecto, los sistemas de videovigilancia también han añadido una ventaja competitiva muy destacable y ambos pueden combinarse para conseguir un nivel de seguridad óptimo. 

 

Dentro de los sistemas de videovigilancia perimetral podemos distinguir:

 

  • Sistemas de seguridad perimetral abiertos: Son aquellos que están compuestos por cámaras de videovigilancia, barreras infrarrojas o las barreras microondas, etc. Son sistemas más sencillos y menos costosos, pero que en ocasiones pueden producir falsas alarmas al verse alterados por las condiciones metereológicas. Por eso se recomienda su instalación en espacios tranquilos y poco expuestos a grandes cambios con lluvia o viento.

 

  • Sistemas de seguridad perimetral cerrados: Se limitan a controlar el perímetro marcado, además no sufren alteraciones por las condiciones meteorológicas. Las barreras formadas por piezo-sensores son una de las opciones.

 

Combinar los sistemas de CCTV con los sistemas de vigilancia perimetral en la industria es la mejor manera de lograr un nivel de seguridad óptimo en entornos industriales.

 

¿Necesitas más información sobre sistemas biométricos?

Nuestro equipo se pondrá en contacto para valorar sus necesidades y ofrecerle la mejor solución.

 

Compartir